Boracay. Una isla de 6 km. de longitud y estrecha, muy popular por sus aguas cristalinas y su arena blanca. Una carretera la atraviesa de sur a norte, y justo en el extremo norte se encuentra la playa de Puka. 

Los atardeceres, la serenidad y la textura de su arena blanca son los tres aspectos más distintivos de la playa de Puka. De hecho el nombre de la playa se debe a la cantidad de conchas de puka que se pueden encontrar en esta zona.

Se trata de una playa paradisíaca por excelencia: palmeras, arena blanca y aguas turquesas en un entorno totalmente tropical. Una playa que en los últimos años se ha hecho más y más popular, pero que por suerte hoy en día mantiene su autenticidad y tranquilidad.

Esta playa pública no dispone de muchos servicios. A la entrada de la playa, se puede encontrar algún kiosko para comprar algo de comida y bebida y, lógicamente, tiendas donde venden collares y otros accesorios hechos de las famosas conchas de la zona.

Es importante saber que, a diferencia de White Sand Beach (playa más popular de la isla) el acceso al agua en esta playa es bastante pronunciado. Esto la hace perfecta para los ávidos nadadores. Si bien el agua suele ser bastante calmada, en ocasiones las corrientes y el oleaje pueden ser fuertes, por lo que hay que ir con cuidado.

Las tradicionales barcas de pescadores siguen siendo usadas como medio de transporte. Fondeadas en la playa, son motivo de una bonita fotografía.

Copyright (de izquierda a derecha, y de arriba abajo): © photopixel / Shutterstock.com; © labishi; © labishi; © Jakub Zajic / Shutterstock.com; © Gekko Gallery / Shutterstock.com; © labishi; © BlueOrange Studio / Shutterstock.com; © labishi